Explotación animal

La explotación animal conlleva el uso y esclavitud de los animales para obtener un beneficio de ellos. De este modo los animales dejan de ser seres vivos con sus propios intereses. Dejan de importarnos si son capaces de sentir miedo o de sentir ilusión. Deja de importarnos si son felices o si están tristes. Deja de importarnos si sienten dolor… si tienen una familia… O si desean vivir. La primera vez que entendemos este problema nos viene una pregunta a la cabeza. ¿Por qué?… ¿Por qué hacemos eso a los animales con los que compartimos el planeta? Esa pregunta tiene una respuesta clara y absoluta, y no hay que retroceder mucho tiempo para entender que no es algo aislado. De hecho tendemos a hacer lo mismo una y otra vez. La discriminación de los débiles. La esclavitud y el machismo son, por ejemplo, otros casos de discriminación que afortunadamente van solucionándose día a día. ¿Cómo pudieron nuestros antepasados esclavizar a otros hombres y mujeres? ¿Cómo podían impedir que las mujeres tuvieran los mismos derechos que los hombres? La respuesta es muy sencilla. Porque podían hacerlo. Como se pudo esclavizar a los enemigos que eran derrotados en una batalla, se hacía. Como se podía esclavizar países enteros, se hacía. Como los hombres podían discriminar a las mujeres se hacía. Y como a día de hoy podemos explotar a los animales, pues lo hacemos. Pero que podamos hacer algo no nos da el derecho de hacerlo. No podemos permitir que los animales que no son humanos (porque no olvidemos que los humanos somos animales) sean tratados como objetos al servicio de los humanos. El especismo es la discriminación que los humanos ejercemos sobre el resto de especies, sólo porque no pertenecen a la nuestra. Al considerarlos menos importantes que nosotros, los intereses de los animales (no-humanos) pasan a tener menos valor que nuestros propios intereses. El anti-especismo es lo opuesto. Significa tratar de la misma manera a todos los animales con capacidad de sentir. Es decir, hablamos de valorar los intereses de cada animal, al mismo nivel que valoraríamos los de un humano. Esto puede parecer algo complicado, pero en el fondo es sencillo. Cada vez que te plantees hacer algo que perjudique a un animal (no-humano), imagina que en vez de un animal se tratase de un humano, y entonces piensa qué harías en ese caso. Por ejemplo, ¿comprarías en un supermercado carne de humano? Probablemente no, porque además de la repulsión por comerte a un congénere, sabrías que ese humano tiene que haber sufrido antes que alguien lo matase, para servirlo después en una bandeja en el supermercado. ¿Estarías a favor de la caza de humanos? Seguro que no. Nadie en su sano juicio podría justificar la caza de humanos, ya que la víctima de la caza no desea que alguien lo asesine por diversión. Para resolver los conflictos que puedan surgir, siempre se tiene que pensar quién pierde más. Por ejemplo, para que alguien pueda comer una hamburguesa, un ternero tiene que haber perdido la vida. Si pusiéramos en una balanza la vida de un ternero, y al otro lado el disfrute por comer una hamburguesa, sin duda alguna ganaría la vida del ternero. Claro, la vida tiene más importancia que un sabor. Si al leer esto alguien piensa que es más importante el sabor que la vida de ese animal, es que ha discriminado al ternero en un acto claro de especismo. Ahora imaginemos que en vez de un ternero fuera un niño humano (sí, un ternero es un bebé cuando es arrancado del calor de su madre, engordado durante semanas y enviado al matadero). En ese caso la vida sí que tendría más valor que el sabor. Así pues, al juzgar un conflicto tenemos que hacerlo desde una perspectiva anti-especista, recurriendo a la comparación con un humano si es necesario. ¿Y cuál es el motivo para esto? Pues que todos los animales queremos vivir y disfrutar de una vida larga en libertad. Es muy sencillo disfrutar de nuestra vida sin perjudicar a otros animales. Basta con conocer el veganismo y ponerlo en práctica. Estamos seguros que tras conocer la terrible realidad que se esconde tras las granjas y los mataderos, también cambiarás tu manera de pensar y decidirás dar el paso hacia el veganismo

Anuncios

Autor: Maria Mella

Clinical Psychologist *Activist Peta UK *Animals Rights *Vegan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s